fbpx

Phishing: Cómo los Hackers roban tu información personal

Phishing: Cómo los Hackers roban tu información personal
26 Abr

Phishing: Cómo los Hackers roban tu información personal

En el mundo digital interconectado de hoy, el phishing se ha convertido en una de las amenazas más prominentes y persistentes. Desde sus humildes comienzos como correos electrónicos maliciosos hasta formas más sofisticadas de ingeniería social, el phishing sigue siendo una herramienta favorita entre los ciberdelincuentes para obtener acceso no autorizado a información confidencial y comprometer la seguridad en línea. En este artículo, exploraremos en detalle qué es el phishing, cómo funciona y por qué la formación en ciberseguridad es fundamental para protegerse contra esta amenaza.

¿Qué es el Phishing?

El término "phishing" se deriva de "fishing" (pesca), haciendo alusión al acto de lanzar un anzuelo y esperar que las presas muerdan el cebo. Aunque el concepto de engañar a las personas para obtener información valiosa no es nuevo, el phishing moderno tiene sus raíces en la década de 1990, cuando los primeros ataques se dirigían principalmente a usuarios de servicios de correo electrónico y mensajería instantánea.

A medida que Internet evolucionaba, también lo hacía el phishing. Los ciberdelincuentes comenzaron a utilizar técnicas más sofisticadas, como la creación de sitios web falsos que imitan a empresas legítimas, el uso de correos electrónicos personalizados y la ingeniería social para aumentar la credibilidad de sus ataques. Con el tiempo, el phishing se ha diversificado para incluir ataques dirigidos a través de redes sociales, mensajes de texto y aplicaciones de mensajería.

En el panorama actual de la ciberseguridad, el phishing representa una de las mayores amenazas para individuos y organizaciones por igual. Los ataques de phishing son cada vez más frecuentes, sofisticados y difíciles de detectar, lo que los convierte en una herramienta poderosa para los ciberdelincuentes en busca de información sensible y lucrativa.

La importancia del phishing radica en su capacidad para eludir las defensas tradicionales de seguridad cibernética y aprovechar la confianza y el comportamiento humano. A menudo, los ataques de phishing se dirigen a empleados de empresas con el fin de acceder a redes corporativas o robar datos confidenciales, lo que puede resultar en pérdidas financieras, daño a la reputación e incluso violaciones de la privacidad.

Técnicas y tipos de Phishing

Como comentabamos anteriormente, el phishing se erige como una de las tácticas más comunes y peligrosas utilizadas por los perpetradores para obtener información confidencial de individuos y organizaciones. Esta forma de engaño cibernético adopta diversas formas y técnicas, cada una diseñada para aprovechar diferentes vectores de ataque y engañar a sus víctimas. A continuación, exploraremos algunos de los tipos más prevalentes de phishing y las técnicas utilizadas para llevarlos a cabo.

Phishing por Correo Electrónico: El Cebo en la Bandeja de Entrada

Esta es una de las formas más antiguas y comunes de esta táctica, los ciberdelincuentes envían correos electrónicos fraudulentos que parecen provenir de empresas legítimas, instituciones financieras o contactos conocidos, solicitando información confidencial o instando al destinatario a hacer clic en enlaces maliciosos. Estos correos electrónicos suelen contener elementos persuasivos, como logos auténticos, direcciones de correo electrónico falsificadas y mensajes urgentes para incitar a la acción.

  1. Correos Electrónicos de Suplantación de Identidad: Los estafadores pueden hacerse pasar por empresas, como bancos, tiendas en línea, redes sociales o proveedores de servicios, utilizando direcciones de correo electrónico falsificadas o nombres de dominio similares. Estos correos electrónicos a menudo contienen diseños que se asemejan a los de la empresa suplantada, lo que los hace parecer reales.

  2. Solicitudes de Verificación de Cuenta o Contraseña: Los ecibercriminales pueden envian correos falsos solicitando a los destinatarios que verifiquen su información de cuenta o que restablezcan su contraseña debido a supuestas actividades sospechosas o actualizaciones de seguridad. Estos correos contienen enlaces maliciosos que llevan a páginas web falsificadas diseñadas para robar credenciales de inicio de sesión.

  3. Ofertas Falsas o Premios Engañosos: Algunos correos electrónicos de phishing pueden ofrecer premios falsos, cupones de descuento o ofertas especiales para atraer a los destinatarios a hacer clic en enlaces maliciosos o proporcionar información personal. Además estos correos electrónicos utilizan tácticas de urgencia o escasez para incitar a las víctimas a tomar medidas rápidas y descuidadas.

  4. Adjuntos o Archivos Maliciosos: En estos casos adjuntan archivos maliciosos, como documentos infectados con malware o scripts de phishing, a los correos electrónicos con la esperanza de que los destinatarios descarguen y ejecuten los archivos adjuntos. Estos archivos contienen malware diseñado para robar información confidencial, infectar sistemas con ransomware o tomar el control de dispositivos.

Es importante que los usuarios estén siempre alerta y desconfíen de los correos electrónicos no solicitados o sospechosos, especialmente si contienen enlaces o adjuntos inesperados. Nunca se debe proporcionar información personal o confidencial en respuesta a correos electrónicos no solicitados, y se debe verificar la autenticidad de los remitentes antes de tomar cualquier acción. El uso de software de seguridad y la educación sobre la concienciación sobre el phishing son herramientas importantes para protegerse contra este tipo de ataques cibernéticos.

 El Phishing sigue siendo la herramienta favorita entre los ciberdelincuentes para obtener acceso no autorizado a información confidencial y comprometer la seguridad en línea

Phishing en Redes Sociales: El Señuelo en la Era Digital

Con el crecimiento exponencial de las redes sociales, los ciberdelincuentes han encontrado un nuevo campo de juego para sus ataques de phishing. Utilizando perfiles falsos o comprometidos, los estafadores pueden enviar mensajes directos, publicaciones o comentarios fraudulentos que contienen enlaces maliciosos o solicitudes de información personal. El phishing en redes sociales se aprovecha de la confianza de los usuarios en sus conexiones en línea y puede ser especialmente efectivo cuando se dirige a personas con perfiles públicos o compartidos.

  1. Perfiles Falsos o Comprometidos: Los estafadores pueden crear perfiles falsos que se hacen pasar por individuos reales, empresas o figuras públicas conocidas en las redes sociales. Estos perfiles utilizan fotos y nombres robados para parecer auténticos y pueden enviar mensajes o publicaciones engañosas para obtener información personal o financiera de los usuarios.

  2. Enlaces Maliciosos en Publicaciones o Mensajes Directos: Los ciberdelincuentes publican enlaces maliciosos en publicaciones, comentarios o mensajes directos en las redes sociales. Estos enlaces dirigen a los usuarios a sitios web falsos diseñados para robar información de inicio de sesión, instalar malware en dispositivos o redirigir a páginas de phishing diseñadas para imitar sitios web legítimos.

  3. Ofertas de Phishing y Concursos Falsos: En este caso utilizan las redes sociales para promocionar ofertas falsas, concursos o sorteos diseñados para engañar a los usuarios para que revelen información personal o financiera. Las ofertas falsas ofrecen premios tentadores o descuentos exclusivos como reclamo para atraer a las víctimas desprevenidas.

  4. Ataques de Ingeniería Social: Utilizan la ingeniería social para manipular a los usuarios y obtener información confidencial, esto incluye el envío de mensajes persuasivos o convincentes que instan a los usuarios a revelar información personal, como contraseñas o números de tarjetas de crédito, bajo falsos pretextos.

  5. Phishing a Través de Aplicaciones de Mensajería Instantánea: Aquí utilizan las aplicaciones de mensajería instantánea, como WhatsApp, Facebook Messenger o Instagram Direct, para enviar mensajes de phishing a los usuarios. Éstos contienen enlaces maliciosos o solicitudes de información personal bajo pretextos falsos.

Smishing (Phishing a través de Mensajes de Texto): La Trampa en su Bolsillo

El Smishing, también conocido como phishing de texto, implica el envío de mensajes de texto fraudulentos que parecen provenir de instituciones legítimas, servicios bancarios o números desconocidos. Estos mensajes suelen contener enlaces maliciosos o solicitudes de información personal, y pueden incluir técnicas de ingeniería social para persuadir al destinatario a tomar medidas impulsivas. El smishing es especialmente peligroso debido a la naturaleza inmediata y directa de los mensajes de texto, que pueden ser más difíciles de identificar como fraudulentos.

  1. Mensajes de Texto Falsos de Instituciones Financieras: En estos mensajes de texto que pretenden ser de bancos, compañías de tarjetas de crédito u otras instituciones financieras, alertan al usuario sobre actividad sospechosa en su cuenta o sobre la necesidad de verificar su información personal. 

  2. Alertas de Seguridad Falsas o Amenazas de Seguridad: En este caso los mensajes tambien son ser alertas de seguridad legítimas, como notificaciones de violaciones de seguridad, intentos de inicio de sesión no autorizados o actualizaciones de software. Estos mensajes falsos pueden instar al usuario a tomar medidas inmediatas, como hacer clic en un enlace para cambiar una contraseña o descargar una aplicación de seguridad fraudulenta que en realidad es malware.

  3. Phishing Dirigido a través de Mensajes de Texto: Los estafadores también pueden utilizar el smishing como parte de ataques dirigidos, donde envían mensajes de texto personalizados a individuos específicos en un intento de engañarlos y obtener acceso a información confidencial o realizar actividades maliciosas específicas.

El Phishing en redes sociales se aprovecha de la confianza de los usuarios en sus conexiones en línea y puede ser especialmente efectivo cuando se dirige a personas con perfiles públicos o compartidos.

Vishing (Phishing por Voz): La Amenaza al Otro Lado de la Línea

El Vishing es una forma de phishing que utiliza llamadas telefónicas automatizadas o interacciones en vivo para engañar a las víctimas y obtener información confidencial. Los estafadores pueden hacerse pasar por instituciones financieras, empresas de servicios o agencias gubernamentales, y utilizar tácticas de persuasión o amenazas para inducir a las víctimas a revelar datos personales, contraseñas o números de cuenta. El vishing puede ser especialmente convincente cuando los estafadores tienen acceso a información personal previamente comprometida.

  1. Llamadas Falsas de Instituciones Financieras: Los ciberdelincuentes se hacen pasar por representantes de bancos, compañías de tarjetas de crédito u otras instituciones y llamar a las personas bajo el pretexto de problemas de seguridad en su cuenta o transacciones sospechosas. Durante la llamada, solicitan información confidencial, como números de tarjeta de crédito, códigos de seguridad o contraseñas, con el fin de cometer fraude financiero.

  2. Llamadas de Soporte Técnico Falso: En este caso se hacen pasar por técnicos de soporte técnico de empresas de renombre, como proveedores de servicios de Internet, compañías de software o fabricantes de dispositivos electrónicos. Informan a la víctima sobre problemas de seguridad en su computadora o dispositivo y solicitan acceso remoto o información confidencial para resolver el supuesto problema. En realidad, el objetivo es instalar malware o robar datos personales.

  3. Suplantación de Identidad de Autoridades o Agencias Gubernamentales: Los estafadores pueden hacer llamadas telefónicas en las que se hacen pasar por representantes de agencias gubernamentales, como la policía, la Agencia Tributaria u otras autoridades, y amenazar con acciones legales o consecuencias graves si la víctima no proporciona información personal o realiza un pago.

Spear Phishing (Phishing Dirigido): La Lanza del Engaño

El Spear Phishing es una forma altamente dirigida de phishing que se enfoca en individuos específicos o grupos de personas dentro de una organización. Los cibercriminales investigan cuidadosamente a sus objetivos y utilizan información personalizada para crear correos electrónicos o mensajes diseñados para parecer legítimos y convincentes. Este enfoque personalizado aumenta la probabilidad de éxito del ataque, ya que las víctimas son más propensas a caer en la trampa debido a la aparente autenticidad del mensaje.

Pharming (Redirección de Tráfico Web): La Desviación Digital

El Pharming es una técnica más avanzada que implica el secuestro de nombres de dominio o la manipulación de servidores de nombres de dominio (DNS) para redirigir el tráfico web legítimo a sitios web falsificados. Los usuarios pueden ser redirigidos a sitios de phishing sin siquiera hacer clic en enlaces maliciosos, lo que dificulta la detección del ataque. El pharming puede afectar a un gran número de usuarios y puede tener consecuencias graves para la seguridad de la información y la privacidad en línea.

 

 Es importante que los usuarios estén siempre alerta y desconfíen de los correos electrónicos o mensajes de texto que contengan enlaces o adjuntos inesperados. Nunca se debe proporcionar información personal o confidencial por esta via o por la vía telefónica.

 Ejemplos de casos destacados de Phishing

Según el último informe elaborado por Check Point llamado "Brand Phishing ReportMicrosoft es la compañía más afectada por Phishing con un 38%, despues estarían Google y Linkedin con un 11%. A esta lista se le suman Apple (5%), DHL (5%), Amazon (3%), Facebook (2%), Roblox (2%), Wells Fargo (2%) y Airbnb (1%).

Las campañas de Phishing suelen aumentar durante eventos de gran actividad comercial como el Black Friday o las rebajas, ya que las personas están más propensas a realizar compras en línea y pueden estar menos atentas a posibles estafas o correos electrónicos fraudulentos. Con un mayor número de personas navegando por sitios web de comercio electrónico y recibiendo correos electrónicos relacionados con ofertas y descuentos, los ciberdelincuentes tienen más oportunidades para lanzar sus ataques de phishing y atraer a posibles víctimas.

Además la saturación de correos electrónicos y promociones legítimas durante estos eventos puede hacer que los correos electrónicos de phishing pasen desapercibidos entre la multitud. Los ciberdelincuentes aprovechan este contexto para camuflar sus ataques entre la gran cantidad de comunicaciones lreales.

En la web de Incibe pueden verse un gran número de casos reales que han sido denunciados basados en ataques Phishing, entre ellos destacamos varios casos recientes, como una falsa solicitud de cambio de cuenta de nómina a través de spear-phishing, en ella el trabajador de una empresa recibió un correo electrónico de un compañero de trabajo, y le solicitaba modificar la cuenta del banco para recibir su nómina. Una estafa a través de un mensaje directo en Instagram donde se ofrecían 5.000€ mensuales, por convertirse en un "sugar baby online" o la suplantación del teléfono de una compañía aérea para realizar un fraude. 

 Consecuencias del Phishing

Las consecuencias del phishing pueden ser bastante perjudiciales, tanto para individuos como para organizaciones, una de las principales repercusiones es el robo de identidad, donde los ciberdelincuentes obtienen información personal y confidencial, como nombres de usuario, contraseñas y números de tarjetas de crédito, que luego utilizan para realizar actividades fraudulentas en nombre de la víctima. Esto puede resultar en fraude financiero, ya que pueden acceder a cuentas bancarias, realizar compras fraudulentas o vacíar cuentas bancarias enteras.

Las empresas también pueden verse afectadas por el phishing, ya que puede resultar en la pérdida de datos sensibles o confidenciales, como información de clientes o secretos comerciales. Esto implica graves repercusiones legales y financieras, así como dañar la reputación y la credibilidad de la empresa si los clientes perciben que no protege adecuadamente sus datos.

Además del robo de información y el fraude financiero, el phishing también puede causar interrupciones en las operaciones comerciales normales de una organización, lo que puede derivar resultar en la pérdida de ingresos y la necesidad de dedicar recursos adicionales para remediar la situación. Por último, el impacto psicológico es significativo en las víctimas individuales, pueden experimentar estrés, ansiedad y una sensación de vulnerabilidad después de ser engañadas por un ataque.

Es importante tomar medidas proactivas para protegerse contra el phishing, incluyendo la educación sobre la detección de correos electrónicos y sitios web falsos, el uso de software de seguridad cibernética actualizado y la adopción de prácticas de seguridad en línea sólidas.

Para combatir el Phishing es necesario la educación sobre la detección de correos electrónicos y sitios web falsos, el uso de software de seguridad cibernética actualizado y la adopción de prácticas de seguridad en línea sólidas.

 ¿Cómo se puede identificar y prevenir el Phishing?

La identificación y prevención del phishing son aspectos fundamentales en la lucha contra este tipo de ataques cibernéticos cada vez más comunes. La identificación del phishing implica la capacidad de reconocer señales de alerta en correos electrónicos, mensajes de texto, llamadas telefónicas u otros medios de comunicación que podrían indicar que son fraudulentos. Estas señales pueden incluir errores de ortografía o gramática, solicitudes inusuales de información personal o financiera, direcciones de correo electrónico o URL sospechosas, y la promesa de recompensas o amenazas de consecuencias negativas si no se actúa rápidamente.

Estos consejos adicionales pueden salvarte la próxima vez: 

  1. Verifica el remitente: Antes de hacer clic en enlaces o abrir archivos adjuntos en correos electrónicos, asegúrate de que el remitente sea correcto.

  2. Mantén el software actualizado: Asegúrate de que tu software antivirus, sistema operativo y navegadores web estén siempre actualizados con las últimas actualizaciones de seguridad.

  3. Sé escéptico ante las ofertas demasiado buenas para ser verdad: Si recibes un correo electrónico o mensaje que promete una oferta increíble o una recompensa inesperada, sé escéptico. 

  4. Usa autenticación de dos factores (2FA): Habilita la autenticación de dos factores siempre que sea posible, especialmente para cuentas en línea importantes como correo electrónico, banca en línea y redes sociales. Esto proporciona una capa adicional de seguridad al requerir no solo una contraseña, sino también un segundo método de verificación, como un código enviado a tu teléfono móvil.

  5. Educa a tu equipo o familia: Proporciona educación sobre seguridad cibernética a tus colegas, empleados o familiares. Enséñales a reconocer las señales de phishing y qué hacer si sospechan que han recibido un correo electrónico o mensaje sospechoso.

La formación en ciberseguridad es crucial en la lucha contra el Phishing, ya que proporciona a los individuos y organizaciones los conocimientos y habilidades necesarios para protegerse contra este tipo de ataques. Los profesionales de la ciberseguridad están en alta demanda en la actualidad debido a la creciente amenaza de ataques cibernéticos, incluido el phishing, y la necesidad de proteger la información sensible y confidencial.

Por lo tanto, la formación en ciberseguridad puede ser una inversión valiosa tanto para individuos que desean protegerse en su vida personal como para empresas que buscan proteger sus datos y sistemas contra este tipo de ataques.

 

 

 
Visto 1040 veces Modificado por última vez en Jueves, 16 Mayo 2024 16:16
Inicia sesión para enviar comentarios

Suscripción al Boletín:

Introduce tu e-mail y pulsa Enter para suscribirte
Apúntate y recibe mensualmente tips, noticias, eventos, recomendaciones...
  • Campus Internacional de Ciberseguridad
    Calle Campo de Gomara, 4.
    47008, Valladolid. España.
  • Tel.: +34 983 390 716 
  • E-mail: info@campusciberseguridad.com

SÍGUENOS EN: